Señales de que te estás organizando mal y cómo podés mejorar en 5 minutos – Parte 2

¡Una nueva edición de este post que dió mucho que hablar! Organizar es fácil, el tema es mantenerlo en el tiempo. En este post te doy más claves para detectarlo y volver al ruedo ¡Con todo!

Después de leer la primer parte del post, ¿Seguís en veremos no? Romper el hielo es algo difícil cuando se trata de cambiar hábitos arraigados, cuando no sabemos por dónde empezar o nos cuesta confiar en que somos capaces de hacerlo mejor.

Si te identificás con cualquiera de estos problemas, chusmeá que te dejo soluciones suuuper SIMPLES para que el orden se quede naturalmente a tu vida. ¡Vos RE podés!

» No querés ni mirar tu lista de tantos pendientes que tenés

¿A vos te parece hacer semejante dramón por trabajar de lo que te gusta? Seguramente no será para tanto.

✯ Anotá en un papel todo ese “trabajo acumulado”, en forma de tareas puntuales, cortas y finales, que puedas actuar y tachar ya. Mové las que no hace falta hacer nada o pueden dejarse como una mejora para la semana que viene.

✯  Resolvé sin darle vueltas lo que puedas hacer en menos de 5 minutos ¡Vamos que ya con eso liberás una buena parte!

» Dejás a medias todas las agendas

¡Culpable otra vez! Tengo un listado de excusas para justificarme, pero voy a ir derechito a la solución. 

✯ Una agenda cerrada no organiza a nadie, y es imposible que se adapte a vos. Si bien te pueden encantar, no son el único soporte para organizarse. Usá lo que te haga laburar: libretas, planificadores, alarmas del celular, Trello o Asana, Google Calendar (que por si no sabías, te puede mandar recordatorios por email).

✯ Analizá qué necesitas exactamente planificar y no te dejes llevar por la última agenda de moda. Adaptá esa herramienta a tu vida, no al revés. Ya sabés que mi súper curso de organización te ayuda, paso a paso, a encontrar ese método para organizarte.

» Te comprometés con proyectos que no podés cumplir

Y después andás llorando por los rincones dirían en mi familia. Te agobian las tareas porque en verdad no querías aceptarlas. 

✯ Solución: ¡no digas sí a todo! ¿Cómo? Dejá pasar unos días antes de tomar una decisión, respondé amablemente “Perfecto, voy a analizarlo bien y te digo algo”. Y efectivamente analizá todo bien: el tiempo que vas a tardar, si sabés hacerlo, si ese proyecto realmente te gusta… 

» Tu trabajo es contestar emails y apagar incendios. ¡No hay tiempo de crear!

El mail puede ser uno de los mayores ladrones de tiempo que existen. Te hace creer que sos súper productiva ¡pero NO! Pura cháchara. 

✯ Solución: planificá las horas concretas y el tiempo que estarás disponible en el email. Por ejemplo, podrías mirarlo a las 11, 14 y 17 horas. Así tienes las dos primeras horas del día, fresca como una lechuga, para centrarte en crear, en lo importante. Eliminá las notificaciones del celular, así no te estresás de antemano. Cada cosa, a su tiempo.

Leé la primer parte de este post con más tips

Estoy para ayudarte

¿Mucha data toda junta? ¿No sabés por dónde empezar? Te propongo arrancar con UN tema y llevar adelante UNA solución. Pasito a pasito (si, leelo cantando la canción) es la mejor forma de romper el hielo. Chequear que los tips funcionan te da motivos para dar otro pasito al día siguiente.

Si te copa aprender más sobre el tema, querés buscar un sistema de orden que se adapte a tu vida y no al revés ¡Tengo algo para vos! Un taller online para crear tu propia manera de organizarte: una que por fin se adapte a vos.

Si querés saber más entrá a este link donde está toda la descripción y en este otro si querés comprar tu lugar

Si llegaste hasta acá, contame

¿Qué es lo que más te cuesta de organizarte? Estoy preparando un posteo más sobre las trabas a la hora de manejar el tiempo, y pienso buscarle la vuelta a cada uno de los puntos que me sugieras en los comentarios ¡No te quedes afuera!

YA QUE ESTÁS, CHUSMEÁ OTRO POST

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *