Cosas que no voy a extrañar de Buenos Aires: la lluvia

Si te fueras a vivir a otro lado, ¿Qué cosas realmente no extrañarías de tu ciudad? Después de once años en la capital del país, mi namber uan es la lluvia.

👉 La lluvia acá (en Buenos Aires) moja. Me refiero a que te mojás y no te secás más. Dicen que hay lugares del país donde ud. puede transitar por la calle y al entrar a un lugar al ratito queda seco. ¡Allá voy!

👉 El temita paraguas. Habría que tener licencia, o al menos un manual de usos y buenas costumbres. Entiéndase por esto no caminar bajo los techitos si ud. tiene la gracia de haberse acordado de llevar este aparato, y si se cruza con alguien sea tan amable de evitar pinchar gente en el ojo con las benditas puntas. Levante el paraguas doña.
Donde voy a vivir nada de usar paraguas amiga, el viento se lo lleva con usted y todo.

Peeeero (siempre hay un pero) los paraguas como objeto me encantan. Será que #AbuelaSaulita tuvo siempre unos paraguas topísimos, coquetos, como es ella. Cuando llegué a Buenos Aires, me llevó a elegir uno que combinara con todo pero que sea elegante, práctico, plegable y de calidad. Al tiempo me regaló otro transparente con bordes naranjas. ¿Tengo que aclarar sobre la colección que tiene #HermanaTeen? Más de veinte seguro, y uno más lindo que otro.

👉 Las baldosas flojas. Bueno esto creo que es de cualquier ciudad, pero ¡qué fastidio que en un zas se te moje todo el zapato y el pantalón! Imposible evitar una @$&# sobre todo si saliste con botitas de gamuza ¡O peor! en sandalias.

👉 La lluvia genera un humor particular. Bueno, es algo obvio dirán ustedes. Pero no es algo que suceda en toda la Argentina. Esa respuesta malhumorada ante la lluvia sólo la he vivido en Capital y alrededores, al menos en mi experiencia. Y cuando vivís lejos, y sólo volvés de viaje unos días, ya no comprendés el nivel de fastidio que genera en la humanidad este clima ¡Vamo’ a calmarnos!

Acá, el agua moja poco o al menos te secás rápido. No tenés que acordarte antes de salir del pilotoparaguasbotas porque no sea que falte algo después. Las baldosas suelen estar en bastante mejor estado. Y la lluvia que viene tan bien para la tierra, acompaña el estado de siesta feliz que se vive de 14 a 16 en toda la ciudad. Ese es mi horario preferido para escribir. Si es con lluvia haciendo ruido en el techo de chapa, mucho mejor.

¿Me olvido de algo? ¡Dejámelo en los comentarios!

YA QUE ESTÁS, CHUSMEÁ OTRO POST

4 comentarios

  1. Hola!! vengo desde Alma!! ^_^
    Cuando me fui de Buenos Aires entre tantas otras cosas la humedad no la extrañé jamás! el invierno seco y soleado de esta zona, es una belleza, no sabía que existían inviernos así! ♥♥♥♥
    acá baldosas no hay y la lluvia es bienvenida los años de sequía, eso sí, a los años húmedos no les tengo tanto amor, pero se me pasa enseguida porque la vida que traen en primavera y verano es impresionante!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *