5 recetas infalibles para un almuerzo en familia

Cocinar para la familia me encanta, pero tengo la auto-presión de que salga bien y a todos les guste. Estas son las recetas que preparé el domingo y fueron un golazo ¿Qué te parecen?

Te cuento el panorama. La abuela de mi novio cocina MUY bien y nos tiene bien-acostumbrados a sus comidas mágicas, y yo con poca experiencia quería sorprenderlos. Sumado a eso, mi suegro no puede comer sal y mi cuñada es celíaca. El menú tenía que andar bien para todos.

En este post te cuento mis tips para disfrutarlo con cero estrés y que la reunión familiar salga 10 puntos

Yo elegí para esta comida un menú agridulce, para evitar la sal: cerdo con azúcar negra y cerveza negra. De guarnición hice manzanas caramelizadas y papas a la crema. De postre elegí una torta que comí en un viaje a España, de harina de almendras, perfecta para celíacos.

Las recetas que elegí

Para esta reunión elegí improvisar una entradita, que realmente lo hizo mi novio y no pienso llevarme los créditos porque estuvo simple y buenísima.

Para picar

  • En la Minipimer: zanahoria rallada, un pedacito de manzana verde, un diente chiquitito de ajo y queso finlandia light. Sano, riquísimo.
  • Tholem de jamón rebajado con un poquito de queso crema. Espolvorealo con pimentón y queda topísimo.
  • Nachos, pancito y galletitas de arroz sabor ciboulette.
  • Tomates cherry, tipo ensaladita.

Carré (o bondiola) con azúcar negra y cerveza negra

Elegí esta receta porque preparo todo de una vez, lo meto al horno y tengo tiempo de preparar las guarniciones, poner la mesa y ocuparme de la casa sin quemar ninguna comida. No se puede pasar, y con tantas horas de horno es difícil que quede crudo. Bastante infalible la receta de #Mamuchastra.

  • Por cada kilo de cerdo, necesitás 1/2 kg de azúcar negra y 1/2 litro de cerveza negra. Yo usé cream stout Imperial. Usé también 2 cebollas grandes, 2 clavos de olor y 2 dientes de ajo.
  • Si usás carré, pedí que te lo marquen en la carnicería y va a ser muuuucho más fácil cortarlo.
  1. Elegí una fuente de horno bien profunda. Hacé un colchón con las cebollas en aros grandes. Rociá un poco de azúcar negra, arriba colocá la carne. Podés salarla a gusto. Pinchá encima de la carne los clavos de olor y apoyá sobre la misma rodajitas gruesas de ajo. Ponele encima más azúcar negra, y colocá abajo la cerveza reservando un extra de ambas para el final.
  2. Llevá a horno medio-bajo durante dos horas aproximadamente. Chequealo y si ves que le falta líquido, andá agregando cerveza en la fuente.
  3. Cuando todos están sentados y empiezan la picada, le agregás el final de azúcar negra y lo ponés a horno máximo para que se dore. Esta última media horita es clave.
  4. Sacás del horno, cortás la carne en una tabla para no salpicar todo, y lo servís como un campeón.

Papas a la crema (sale todo a ojímetro)

  • Pelás las papas, y las cortás en rodajas ni gruesas ni finas. Preparás para tener a mano provenzal, sal, pimienta, chimichurri y queso rallado.
  • En una fuente alta, ponés aceite y el resto todo por capas: papas, condimento, papas, condimento, queso y vuelta a empezar. Un chorrito de aceite al final que escurra hacia abajo. Yo reservo un poco de queso para después.
  • Llevás al horno medio, el tiempo que tarden en hacerse las papas. Cuando ya están cocidas, pongo un pote de crema encima, así como viene sin revolver ni nada. Lo meto en el horno hasta que la crema casi hierve.
  • El toque perfecto: acá agrego el queso que reservé y lo pongo a gratinar cuando gratino la carne justo antes de servir. El queso doradito siempre garpa.

Manzanas caramelizadas sin azúcar. Más fácil imposible.

  • Pelás las manzanas verdes y las cortás en gajitos gruesos. Si son muy finos, se te van a romper mucho.
  • En un wok o sartén con manteca, bien caliente, ponés las manzanas así como están. Largan su propia azúcar y se empiezan a tostar. Con una cuchara de madera las movés para que se doren de todos lados. Cuando están todas cocidas y algunas doraditas, las servís. ¿Demasiado fácil no?

Torta Santiago, tradicional gallega e ideal para celíacos.

Esta torta es una pavada de hacer. La comí hace unos años en mi viaje a España y quedé encantada, por eso quería compartirla en familia.

Como no conseguí ni harina de almendras ni almendras peladas, hice todo el proceso que me llevó poco tiempo y la verdad valió la pena. Compré 1/4 kg de almendras con piel y seguí este tutorial de la genia de Paulina Cocina

Luego las tosté un momento en una sartén, las dejé enfriar y las pasé por la minipimer. Salió una harina preciosa.

  • Vas a necesitar: 250 g de almendra molida, 5 huevos grandes, 250 g de azúcar, ralladurade 1/2 limón, 1/2 cucharadita de canela, 1 pelín de manteca para el molde y azúcar impalpable para adornar.
  • Usé un molde de 23 cm, antiadherente.

Esta receta es de este blog, donde están por escrito todos los tips uno por uno. Ahí mismo podés encontrar muchas más comidas tradicionales españolas con todos los truquitos para que salgan posta posta.

La torta se come sola diría #AbuelaSaulita, pero nosotros le pusimos crema batida y algunos dulce de leche. Se ve que era demasiado light 😉

Si llegaste hasta acá, contame

¿Cuál es tu menú infalible para recibir familia en casa? ¿Cuál es tu instagramer favorito para recetas? Me encantaría saber más ideas para las próximas juntadas =) ¡Contame en los comentarios!

YA QUE ESTÁS, CHUSMEÁ OTRO POST

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *