Tips para visitar mi ciudad: escapate a Esquel

A pedido de varias seguidoras, les dejo mis tips para visitar mi ciudad, una imperdible joyita de la Patagonia llena de rincones por descubrir.

Antes que nada ya te voy avisando: quise ser breve pero no lo logré. Es algo difícil cuando escribís sobre algo que te encanta.

Te ubico para que sepas de qué te hablo.

Esquel está en cordillera chubutense. En el mapa, lo ves a la misma altura que Puerto Madryn (esa península que llama la atención cuando calcás en la mapa en primaria) pero muy cerca de las montañas.

Estamos a 300 km al sur de Bariloche. Si, en “el sur” hay mucho más para ver que sólo Bariloche.

Esquel en el centro de todo.

Una ciudad simpática, de casas bajas, calles anchas y avenidas con boulevares que no te vas a olvidar. Cada vuelta de la esquina tiene un paisaje distinto: las montañas enmarcan todo el horizonte 360°.

La razón principal para visitar Esquel es la ubicación estratégica para el turista. A pocos kilómetros a la redonda tenés una variedad escenarios naturales y excursiones que se disfrutan todo el año.

Parque Nacional Los Alerces. Es quizás el sitio visitado más famoso y lo vale. Ríos y lagos encadenados forman este lugar increíble ¿Qué te puedo decir? Es mi lugar en el mundo. El año pasado lo declararon Patrimonio Mundial Natural (UNESCO).

 Trekking y navegación. Mi recomendación cae sin dudarlo en estas tres excursiones:
– Alerzal Milenario. Te la digo así: un árbol alto como el obelisco y viejo como el Partenón griego. ¿Vivo? Si Susana, vivito y coleando.

– Túneles de hielo. Travesía 4×4 + Caminata + Recorrido por los túneles naturales que se forman por un deshielo de adentro hacia afuera. Realmente increíble.

– Glaciar Torrecillas: una imponente pared de hielo a la que llegás después de una navegación por los lagos, para mi, más bonitos del mundo.

 Aventura. Esquel es ideal para avistaje de aves y fauna, y deportes al aire libre. Eso sí, si no te distrae semejante paisaje.

Vení a disfrutar de hacer kayak, rafting, mountain bike, pesca deportiva, running y mucho más en un entorno natural único. Podés hacerlo por tu cuenta o contratar salidas en agencias.

 Centro de esquí La Hoya. Uno de los pocos con nieve buena y temporada extendida hasta casi septiembre. Si doña, si hay sol esquiamos en remera. Posta. Es un cerro familiar, con pistas cómodas para aprender y divertirse.

 La Trochita. Un trencito de cuento, chiquito, angosto, divino. En invierno y verano es una excusión para no perderse. Hay muy pocos en el mundo y este, señores, es original.

 Trevelin y la herencia galesa. Curioso el pueblo galés que llegó en barco en el mil ochocientos y eligió esta tierra para quedarse. Y más aún: ellos votaron ser argentinos y no chilenos. Esa historia te la cuento en otro post.

Si sos amante de los postres y las tartas, como yo, pasá derecho por Nain Maggie a tomar un Té Galés del bueno: un camino de ida. De paso, te ovidás de pensar en la cena.

 Muy cerquita. Acá nomás encontrás un montón de atractivos para cuando tenés un rato libre: Laguna La Zeta, Cerro La Cruz, La Hoya, Laguna Willimanco y muchas más aguas y senderos cerca de la ciudad para recorrer.

Hay cafés y restaurantes súper lindos ¡Escribime y te doy la data!

Puedo seguir hasta mañana recomendando…

 Represa Futaleufú. Acá nomás, dentro del Parque Los Alerces pero por otro camino.

Piedra parada y el cañadón de la buitrera.

Futaleufú. Un mini pueblo del lado Chileno, para ir en una tarde y volver.

Cascadas Nant y Fall. Un sendero cortito pero tan bello que no lo vas a olvidar.

Mis tips para viajeros en suelo patagónico

📢 Respetá los senderos.

🚯 Llevá una bolsita siempre y volvé a la ciudad con tus residuos. 

🔥 No hagas fuego donde no está indicado.

🚗Te recomiendo venir en auto, vas a disfrutar más y será más barato. Si no, hay muchas excursiones organizadas que se venden en las agencias o podés alquilar uno.

Si llegaste hasta acá, contame:

¿Estás por hacerte un viajecito? Pedime en los comentarios y me explayo en lo que te interese saber. Y si ya viniste, contame qué es lo que más te gustó, me encantará saberlo.

YA QUE ESTÁS, CHUSMEÁ OTRO POST

6 comentarios

  1. En enero de esteste año estuve en el tren de la trochita conocio el museo es bello precioso el sur tengo mi hermana y amigos que viven en el bolson y todos los veranos voy tengo muchas ganas de irme a vivir al sur me encanta tu blog 👏👏

  2. ¡Es tan grande el sur! En mis viajes en familia lo recorrí en auto y la independencia que te da, no tiene precio. Muchísimas gracias por pasar, leer y dejar tu comentario! Esto de escribir en e blog me encanta, y espero que siga así con polenta hasta el infinito y más allá! (¿Será mucho?)

  3. Hola Ro! Hermoso post. El sur es una materia pendiente y viendo tus fotos y descripción de tu lugar dan ganas de salir ya mismo a conocer. Me gustó la recomendación de ir en auto, mi gran sueño es recorrer las provincias argentinas con movilidad propia para disfrutar más tiempo cada sitio visitado.
    Hermoso tu blog, te felicito por abrir este nuevo canal de comunicación virtual que brinda tanto al que lo visita y que cuesta mantener con vida, a la larga nos van ganando las redes sociales (tengo a mi blog abandonado desde hace más de un año). Beso enorme desde Buenos Aires y ojalá que algún día nos encontremos en tu lugar feliz del sur.

  4. ¡Qué lindo haberte traído esos recuerdos Ané! Siiii el restaurant que decís sigue estando, con mago y todo. Ya es un clásico. Se llama Don Chiquino, se come bárbaro.
    Me encanta que me hayas contado la historia de tu viaje! Esos recuerdos se marcan a fuego y son de las mejores vacaciones =) Gracias por compartirlo conmigo!

  5. Hola! Llegué acá desde Alma, y mirá qué lindo post me encontré! Conocí Esquel cuando hace unos años ya (creo que nueve), hicimos un viaje al sur con marido (salimos de bahía blanca, noche en madryn a ver amigos, infaltable Dolavon, Ameghino, y la divina ruta de Los Altares, era parar a cada ratito a sacar mil fotos, y llegar a Esquel, luego seguimos por Bolsón). La anécdota fue que salimos de acá en unos días que era ola de calor y yo armá las valijas livianitas de ropa…fue llegar a Esquel y comprar abrigo jajaj. Disfrutamos mucho, el trochita, el parque, recuerdo íbamos a cenar a un restaurante de un señor muy simpático que pasaba por las mesas haciendo trucos de magia y hacia circular juegos de ingenio por las mesas para amenizar la espera. Muy lindos recuerdos evocaste!
    Saludos y ya pasaré nuevamente por aquí!
    Ana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *